Los fuertes testimonios de las dos actrices que se sumaron a denuncias de abusos contra Herval Abreu

El “zar de las teleseries” contra la pared.

Luego de las denuncias que recibió el director de teleseries, Herval Abreu, que hace dos meses comenzó a recibir acusaciones de acoso y abuso sexual, este sábado aparecieron tres nuevos e impactantes testimonios.

El primero fue de la actriz Carolina Contreras, quien en 1998 tenía sólo 20 años y asistió a una audición para la teleserie “A Todo Dar” de Mega, donde se encontró con Abreu.

Según relató a Revista Sábado, el director la llevó a un restaurant y luego se ofreció para dejarla en su casa, pero llegaron al Motel Toi et Moi de la Ruta 5 en San Bernardo.

En ningún momento él me preguntó si quería ir. Me sentí presionada a acompañarlo al motel”, dijo, añadiendo que Abreu comenzó a quitarle la ropa, ofreciéndole un rol protagónico en la teleserie.

Como ella no dio su consentimiento y sintió miedo, Abreu paró y la llevó a su casa. El daño emocional la hizo callar por mucho tiempo y en el 2002 le contó a su pareja, el fotógrafo Eric Facon.

Creo que hablar sobre esto puede ayudar. No lo hago para ser otra víctima, sino porque tenemos que ser solidarias. Que todas las mujeres hablen es lo único que puede darle veracidad a nuestros relatos”, cerró.

No fue la única, pues la actriz Simoné González también rompió su silencio en el mismo reportaje. Ella lo conoció con sólo 10 años cuando actuó de ‘Javierita Donoso’ en la teleserie ‘Tentación’ de Canal 13. Ella y su madre se encariñaron con Herval Abreu y en el 2013, tuvo un papel en ‘Gatas y Tuercas’, con 19 años.

Ahí la invitó a su departamento para un casting a solas. Ella tuvo que encerrarse en una pieza con llave y al otro día se fue. Nunca más salió en teleseries al no acceder a tener relaciones con él.

Finalmente, la modelo Luna Aballay fue contactada en el 2016 por Herval Abreu, que le ofreció un papel en una teleserie. El casting lo hizo en su departamento, donde le hizo hacer una escena donde tenía que seducirlo, acostados en la cama.

Abreu comenzó su actuación diciendo que estaba cansado. Fue al baño y se puso un pijama blanco con líneas celestes. Luego se acostó y apagó la luz de su dormitorio. Me decía ‘Acuéstate, tú también estás cansada. ¿Me tienes miedo?’. Le dije que no quería, pero él insistía en que no iba a pasar nada. Me acosté bajo el cobertor, pero no bajo las sábanas, poniendo un cojín para separarnos”, dijo, detallando que le acariciaba el brazo diciendo que muchas mujeres hacen lo que sea por conseguir un papel.

Nunca habló de esto hasta que leyó el primer reportaje y decidió hablar. Tal parece que seguirán apareciendo testimonios duros.

Video Destacado