Comprar celulares: ¿Cuándo es el mejor momento, para no comprometer el presupuesto? 

Adquirir un equipo móvil de última generación, representa un importante desembolso, llegando incluso a desequilibrar el presupuesto. En este sentido, conviene prestar atención en esos momentos puntuales en los el gasto de la compra puede ser menor. 

Además de los costes, existe otro inconveniente a la hora de adquirir un nuevo terminal: la diversidad de marcas y cantidad de modelos que salen al año, complicado considerablemente la elección. 

En las épocas está la clave 

Tanto los fabricantes como vendedores tienen fechas bien establecidas para el lanzamiento de sus productos a lo largo del año, fechas que sin aparecer en ningún calendario, coinciden con una tendencia a la baja de los precios.  

A grandes rasgos, son dos las fechas importantes que deben considerarse ante la idea de comprar un smartphone nuevo. La primera de ellas, se sitúa entre los meses de marzo y junio, periodo en el que suelen comenzar a prepararse los lanzamientos de las diferentes marcas. 

Entre dichos meses, Qualcomm –empresa encargada de la fabricación de los procesadores de casi todo equipo disponible en la actualidad– anuncia la nueva generación, mereciendo la pena aguardar un poco. 

Esperar las campañas navideñas es otra opción, mismas que en líneas generales, comienzan a sonar desde septiembre, prolongándose hasta diciembre, siendo estos meses el siguiente periodo perfecto para ver maximizadas las propuestas de los fabricantes quienes compiten por incrementar sus ventas. 

Black Friday 

Otra ventaja de la temporada entre septiembre y diciembre es la posibilidad de hacerse con celulares líder sin gastar demasiado, esperando las ofertas especiales del Black Friday, día en el que tanto las tiendas físicas como los e-commerce, ofrecen interesantes descuentos.

Evitar los peores meses para comprar  

Partiendo de dos bloques claros para comprar un móvil, y el Black Friday como el mejor momento de todos, en contraposición existen meses del año en los que resulta una pésima idea invertir en un nuevo dispositivo, estos son enero, febrero, julio y agosto.

Aunque no se trata de una regla exacta, estos escenarios se cumplen en la mayoría de los casos, sirviendo de directrices para encontrar lo mejor en calidad al mejor precio. 

Aprovechar los precios rebajados de modelos antiguos

Por antonomasia, las épocas poco recomendables se colman de «chollos»; la gran mayoría estará al pendiente de los nuevos lanzamiento, aspecto que genera un impacto contrario en muchos modelos que pasarán a ser obsoletos en cuestión de semanas.

En un intento por equilibrar las bajas ventas, son comunes las ofertas especiales que serán aprovechadas por quienes no presentan demasiadas exigencias y valoran la rentabilidad a cada centavo disponible, en lugar de mostrarse como un entusiasta de la tecnología que desea innovación. 

Para este caso, la decisión acertada radica en conocer al fabricante y su histórico de precios, del estudio de la marca, depende mucho la satisfacción de las necesidades y el cumplimiento de las expectativas, comparando dos opciones evidentes, buscar lo último en tecnología, o enfocarse en encontrar el mejor coste.