¿Juego virtual o en vivo? Diferencias, ventajas e inconvenientes

Los amantes del juego online tienen dos grandes modalidades en su mano: jugar de manera virtual o hacerlo en vivo. ¿Sabes cuáles son las diferencias entre una forma y otra? ¿Conoces sus pros y sus contras? En estas líneas tratamos de ayudarte para que conozcas a fondo lo mejor de cada opción, teniendo en cuenta que están disponibles en prácticamente todos los casinos en línea de la actualidad, con nuevos bonos sin depósito y otras ventajas por igual.

Juego virtual y en vivo: diferencias

Los juegos virtuales son aquellos cuya imagen ha sido íntegramente generada mediante gráficos por computadora. Es decir, son personajes irreales, máquinas que simulan ser verdaderas, ambientes creados a base de imaginación, etc. Algunos de estos juegos permiten las partidas offline, para lo cual se requiere la descarga del software al equipo local del jugador. Es habitual en tragamonedas y juegos de acción. En cambio, los juegos en vivo son reales, es decir, con un dealer de carne y hueso, con máquinas de verdad y con una partida que se desarrolla en directo. En este último caso, el jugador tiene acceso a todo ello mediante vídeo en streaming, pudiendo apostar en paralelo a través de la plataforma. Se trata de una modalidad muy habitual para partidas de póker o ruletas rusas, por ejemplo.

Ventajas del juego virtual

La principal ventaja de los juegos virtuales es que están siempre disponibles para el jugador: las 24 horas del día los 7 días de la semana. Y el jugador puede poner fin a su partida cuando lo desee. Por tanto, la flexibilidad que ofrecen es total. No obstante, la sensación de juego es más individual: aunque puede haber otros jugadores con los que comunicarse por chat, la experiencia de interacción con ellos es también virtual y, para algunos, excesivamente fría.

Ventajas de los juegos en vivo

Por su parte, los juegos en vivo también tienen muchas ventajas. Sin duda, su sensación de realismo es una de ellas: el jugador sentirá que está en persona en el casino, puesto que las imágenes en vídeo muestran una sala de juego equivalente a la de un casino. En algunos casos, la posibilidad de interacción es muy elevada, permitiendo interpelar a las demás personas de la sala. No obstante, estos juegos solo están disponibles cuando se programa la partida, en una fecha y una hora concretas, puesto que requieren de personas reales para su desarrollo.

Seguridad, en todos los casos

No obstante, hay una ventaja atribuible a todos los juegos online, ya sean virtuales o en vivo: la seguridad. Mucho se ha avanzado en este campo en los últimos años, con métodos muy sofisticados para evitar el fraude y proteger la privacidad de los jugadores. Y también para garantizar la veracidad de las partidas. Conviene remarcar este aspecto en los juegos virtuales: los que están actualmente a disposición de los usuarios en los casinos online son un tipo de software con estrictos controles de aleatoriedad y reparto de premios, desarrollados por grandes compañías de juegos de casino, como Microgaming o NetEnt, entre otros.