El vergonzoso negocio de ex famosos con sus fans

Una nueva alternativa de negocio se ha ido instalando en el mundo de los ex famosos, donde con el tiempo dejan de encantar a su público pero igual guardan una pequeña fanaticada que quiere saber de ellos.


Por eso, muchos famosos y aspirantes a celebridad que no alcanzaron a serlo deben buscar nuevas opciones para generar el vil dinero necesario para pagar las cuentas.

Y a todos ellos sitios web como Cameo, donde se puede solicitar un saludo personal a casi cualquier famoso, desde actores de Hollywood a destacados deportistas, les cayó como anillo al dedo.

Se trata de un portal que busca monetarizar el fanatismo que la gente suele sentir por sus ídolos, aunque estén de capa caída.

Allí, estos famosos que ya no lo son tanto ponen sus tarifas según el mensaje que el interesado desea que le manden.

Se trata de videos cortos, de entre 20 y 40 segundos de duración, en los cuales la celebridad saluda al fan por un precio que varía entre un dólar a poco más de 2.700 dólares (casi dos millones de pesos chilenos).

Según explican en Cameo, Caitlyn Jenner es en realidad la única que cobra tanto por sus mensajes, aprovechando su condición de activista transexual. Eso, además de haber sido medallista olímpica. Y de su vínculo con el clan Kardashian.

Entre los actores de Hollywood, Charly Sheen cobra 550 dólares ($400 mil) por saludo, mientras que Wesley Snipes lo hace por 500 dólares ($360 mil). Otros, como la ex estrella juvenil Corey Feldman (Los Goonies) “apenas” cobran 200 dólares ($145 mil) por mensaje.

Punto aparte para la leyenda del porno Ron Jeremy, que obtiene los mismos 200 dólares con cada video vestido.

Entre los deportistas, los basquetbolistas son los que más rentabilizan su fama pasada. Por ejemplo, Kareem Abul-Jabbar gana 500 dólares por mensaje y Dennis Rodman solamente 300 dólares ($215 mil).

Por último, están los que cobran apenas un dólar por mensaje. Se trata en su mayoría de youtubers y presentadores o músicos semi desconocidos. Y lo curioso es que como cobran poco, venden mucho, De verdad mucho.