El legado cultural de Playboy

Han pasado ya casi tres años desde que Hugh Hefner, el magnate famoso por sus fiestas en las que lo vemos rodeado de conejitas, nos dejó. No debemos olvidar que fue un visionario de su época, creando en 1953, la revista que cambiaría, en cierto modo, el mundo.

El por entonces escritor de la revista Esquire, decidió dar un paso hacia delante y lanzar su propia publicación contando en su primer número con Marilyn Monroe. El posado, que mostraba a la actriz desnuda en un sofá de terciopelo rojo y que, ocupaba las páginas centrales de la misma, no dejó indiferente a la sociedad de la época, quedando como recuerdo para la posterioridad. Tanto que, tras la muerte de Hefner, se subastó uno de los primeros ejemplares que terminó vendiéndose por la friolera de 31 250 dólares.

Playboy nació como una publicación diferente que desafiaba los códigos morales de la sociedad conservadora de la época, siendo la idea principal la de defender la libertad sexual y personal en un momento en el que la población era bastante conservadora. Desconocemos que pasó realmente por la cabeza del escritor cuando creó esta publicación, pero de lo que si estamos seguros es de que no esperaba la difusión y aclamación que recibiría con el paso de los años.

No debemos olvidar que a pesar de hacerse conocida gracias a los desnudos, Playboy también se hizo un hueco en los medios gracias a las entrevistas que incluían sus páginas como la realizada a Fidel Castro o al Nobel de la Paz, Martin Luther King. Cientos de chicas posaron para la publicación, entre las que destacan Pamela Anderson, Melania Trump o Crystal Harris (última mujer y heredera de parte del imperio).

A raíz de la compra de la Mansión en 1970 nació el icono de Hefner, que hacía que millones de hombres en todo el mundo quisieran vivir la experiencia que él vivía a diario influenció la creación de diversos productos como: videojuegos inspirados en la misma como Playboy, the Mansion en 2005, juegos en línea como Playboy Gold, disfraces inspirados en las famosas conejitas e incluso una marca de ropa y perfumes con el logo de la misma.

Pero como con todos los medios impresos, el avance de la tecnología hizo que, la que fue una publicación exitosa en los 70 con la venta de 5 millones de ejemplares vendidos, perdiera su fuerza, disminuyendo el número a 500 000 en los últimos años. Por lo que tuvo que reinventarse y adaptarse a los nuevos tiempos.

Aunque exista cierta controversia en cuanto a la finalidad y el uso de los desnudos de la revista, podemos decir que Hefner será recordado por ser el primer escritor que abrió una revista para luchar por la libertad personal y sexual en los 70, creando lo que hoy conocemos como el Imperio Playboy.