Sin pelos en la lengua, la Dra. Cordero lanzó su artillería contra Chilevisión tras recibir el sobre azul

Tras ser marginada por las polémicas declaraciones sobre al caso de violencia protagonizado por el vocalista de 'Los Tetas' contra Valentina Henríquez, la siquiatra hizo sus descargos y repudió que "un especialista no pueda opinar como opiné yo".

“Tiene un trastorno limítrofe de la personalidad y tiene un lado sadomasoquista. Le gustaba el combo" y “ella se calienta cuando le pegan", fue parte del polémico análisis realizado por la doctora Cordero en relación al caso de violencia protagonizado por Camilo Castaldi, ex vocalista de 'Los Tetas', en contra de Valentina Henríquez. Declaraciones que terminaron pasándole la cuenta, ya que terminó siendo desvinculada de Chilevisión.

“Me avisaron que el viernes tenía una reunión con Javier Goldschmied (director de programación y operaciones del canal) y Guillermo Muñoz (editor de contenidos). Altiro supe que me iban a echar”, dijo en entrevista con 'Las Últimas Noticias', medio con el cual la polémica ex panelista de 'Primer Plano' hizo sus descargos. 

“Cuando llegué, ambos se pusieron de pie y me saludaron muy amablemente con un beso. Pensé este es el beso de Judas. Me pasaron una carta, cortita y precisa. Me dijeron que no podía seguir después de lo que había dicho”, dijo respecto a la reunión que se desarrolló este viernes al mediodía.

Pese a la conmoción que ha causado el caso, el ex rostro de Chilevisión, que hizo arder las redes sociales con sus palabras, no se desdijo de lo expresado al periodista Sebastián Gajardo en Radio El Conquistador. "Soy dueña de mis silencios y responsable de mis palabras. Lo mío se llama franqueza en un país de mentirosos. Deploro que no pueda una especialista en siquiatría opinar como opiné yo”.

En ese sentido, María Luisa Cordero aseguró que "todos tenemos derecho a decir lo que pensamos. Eso se llama democracia y tolerancia. Ahora estamos como en la dictadura. Hay una híper sensibilidad y vehemencia para reaccionar. Es un cuadro sustitutivo de la enorme insatisfacción de la gente con los políticos. Y hay un doble discurso tremendo (...) Deploró que no pueda una especialista opinar como opiné yo".